Todas las personas tienen muchos sueños. Cada noche, mientras duermen todas las personas tienen muchos sueños, y también tienen muchos sueños por el día. Sueños mientras están dormidos y mientras están despiertos, sueños que se encienden en su mente y en su corazón como una estrellita, sueños que crecen como vocecitas interiores que muestran lo que les gustaría conseguir o donde les gustaría estar.

Pero ocurre que muchos de esos sueños se escapan y se quedan en el aire, convirtiéndose en sueños inalcanzables para las personas que los sueñan. Y cuando esto pasa, las personas no dejan de ver ese sueño como una luz cada vez más lejana, cada vez más difícil de conseguir. Y esto hace que las personas se sientan tristes, frustradas, derrotadas, etc.

La pequeña Berta, que siempre observaba todo con mucho detalle y atención, desde muy pequeña pudo ver como los sueños que nacían en el corazón y la mente de las personas en muchas ocasiones se les escapaba, alejándose cada vez un poquito más y haciendo infelices a estas personas. Fue así como se le ocurrió ayudar a todas esas personas y decidió ponerse una capa y convertirse en una súper heroína: La atrapadora de sueños. No tenía ningún súper poder, pero si una misión muy importante: atrapar los sueños que se les escapaban a las personas, o al menos ayudarles a ello.

La pequeña Berta, se construyó un hilo con fibras de esperanza, con mucha fuerza y con algo de magia. Y con ese hilo de muchos colores acudía a ayudar a las personas, lo único que hacía era observar los sueños y atar esos sueños antes de que se escapasen con el hilo de la esperanza, la fuerza y la magia que ayudaba a mantener la ilusión y a dejar el sueño cerquita siempre a la vista, de este modo poco a poco y sin saber cómo las personas alcanzaban sus sueños. Pero Berta sabía porque lo hacían, lo hacían porque tenían esperanza, porque ponía fuerza y esfuerzos y porque se añadía un poco de magia de esa que hacía todo posible.

De este modo las personas que tenían muchos sueños no abandonaban sus sueños, no dejaban que se escapasen y que se alejasen. De este modo las personas que soñaban a todas horas, empezaron a cumplir sus sueños porque se dieron cuenta de que sus sueños son posibles pero no hay que dejar que se escapen.

Te reto, a que si quieres BRILLAR y SOÑAR conmigo, contáctame para una sesión de conexión gratuita en donde ganarás SEGURIDAD, AUTOESTIMA y VENCERÁS MIEDOS!!

Y si además quieres recibir más artículos como este directamente en tu email, suscríbete a mi newsletter y recibe gratuitamente mi cuaderno creativo de retos para soñadores.