Hoy quiero traerte un tema, del que habitualmente y por norma general, solemos huir o bien escapar con otro cumplido de vuelta.

Seguro que te suena “has estado espléndida fulanita” o “qué guapa que estás, se te ve estupenda menganita”, y acto seguido te quedas petrificada, respondiendo con un raquítico “gracias” porque te paraliza el simple hecho de haber brillado, de sentirte protagonista, y de merecerte esos elogios. O la otra táctica es responder a ese cumplido que hemos comentado con otro en lugar de aceptarlo…“Ahhhhh pues tú estás fenomenal” “pues tu más”…

Para mí brillar, es iluminar con esa bonita luz interior que todos poseemos, ya sea en un simple gesto como ayudar a una persona mayor a cruzar una calle, ser agradecidos con alguien que nos ha dado una manita, hasta realizar un fantástico discurso frente a una multitud. No se trata de lo importante que es ese acto, sino del corazón que pones en él.

En ocasiones os habréis preguntado, porqué las personas vienen a mí para que les aconseje, para que les escuche, porque conecto tan rápido y porqué tengo esa sensación constantemente de que “atraigo” hacia mí; a eso se le llama luz; es tu luz brillante y cálida. Seguro que tu intuición en muchas ocasiones te ha dicho que esas personas y muchas más necesitan esa luz.

Tú brillas en cada gesto bondadoso que realizas, en cada acto de humanidad y amor, y sobre todo cuando a pesar de nuestros constantes miedos de aprobación y a exponernos, muestras tu interior más profundo al resto del universo.

Porque brillar, amiga mía no se trata de ponerte los mejores trajes de gala, sino de mostrarte al resto, como la mejor versión que en realidad eres.

Soy la primera que durante muchísimos años he negado su existencia, por diferentes motivos y porque para mí era más complicado brillar que continuar en la sombra sin que nadie me viera, pasar desapercibida y agazapada en mi espacio mullidito de confort; pero hoy digo ¡¡BASTA!!… brillo, quiero brillar y me encanta, porque de esa forma puedo estar aquí hoy, mostrarte como soy, sentirme orgullosa y confiada y no tener que esconderme nunca más, y porque sé que uno de mis objetivos de vida es poder llegar con mi luz a las personas.

Por ello te pido que brilles, que salgas y te quites la pesada coraza, que seas como eres, maravillosa, única y especial, que confíes más en ti y en tu luz y que el mundo pueda disfrutarlo, de hecho lo necesitamos!!

Te reto, a que si quieres BRILLAR y SOÑAR conmigo, contáctame para una sesión de conexión gratuita en donde ganarás SEGURIDAD, AUTOESTIMA y VENCERÁS MIEDOS!!

Y si además quieres recibir más artículos como este directamente en tu email, suscríbete a mi newsletter y recibe gratuitamente mi cuaderno creativo de retos para soñadores.