Hoy quiero compartir contigo alguna de las cositas que me he dado cuenta estos días viviendo el aislamiento por el covid_19:

✔️Podemos intentar controlar todas las situaciones y hacer muchos planes a largo plazo pero finalmente no sirve de nada cuando algo así sucede. ¡¡¡Qué importante es vivir el aquí y ahora!!!

✔️El tiempo ahora pasa mucho más despacio cuando antes se me pasaba volando, no me daban las horas de un día y ahora ¡¡¡hago de todo!!!

✔️Me siento afortunada y agradecida por tener salud así como los míos; antes era algo que dábamos por sentado y no caímos en la cuenta de su importancia.

✔️Me siento desnuda sin abrazos; me llaman abrazos de oso, u osito y ahora es algo que añoro con profundidad, más de lo que podía imaginar.

✔️No vamos a ser los mismos tras esta experiencia, creo firmemente que se ha despertado en todos nosotros una nueva consciencia.

✔️La mitad de cosas que poseemos nos sobran, que gran aliado el desapego y darlo a otros que lo utilizarán y que lo necesitan realmente.

✔️Las albóndigas me salen ricas, pero como las de mi madre no hay ningunas. Añoro esas comidas que te sale por las orejas y sentarnos en el sofá a conversar de sus años mozos. Ahora mismo es la persona que más admiro, sola en su casa con 85 años y diciéndome que ella no tiene miedo, que ha pasado por una guerra y posguerra y que ella está bien (mami t ‘estim!!!)

✔️Cada día es un nuevo comienzo, y solo depende de nosotros como encararlo; yo decido continuar sonriendo a la vida.

✔️El miedo nos paraliza y no nos deja pensar con claridad. De nada sirve ahora comerse la cabeza porque no sabemos nada en firme y lo único que hace ahora es restarnos fuerza, empuje y postividad.

✔️Soy más fuerte y calmada de lo que pensaba. Al ser PAS (persona altamente sensible) pasaba pena por mi reacción pero lo estoy llevando muy bien y de forma muy positiva. Sé que esto es un gran aprendizaje para cada unos de nosotros y para la humanidad.

✔️Amo mi casa y cada rincón. No había sido consciente hasta ahora que paso tantas horas aquí.

✔️No puedo dejar de emocionarme y llorar cada día al salir a las 20.00 horas al balcón para aplaudir a todas esas personas que estáis en primera línea. Siento ese nudo en la garganta de pensar en cada uno de vosotros, lo agradecida que me siento.

✔️Y por último, sé que todo irá bien, porque somos fuertes y vulnerables, porque ahora somos un todo en lugar de individuos dispersos, porque aflora la sensibilidad y humanidad y porque hemos dejado de lado el egoísmo…por eso debemos seguir todos juntos.

Cuéntame, ¿De qué te has dado cuenta tú con este aislamiento?

Y si además quieres recibir más artículos como este directamente en tu email, suscríbete a mi newsletter y recibe gratuitamente mi cuaderno creativo de retos para soñadores.